el pan

¿El pan debe ser un alimento imprescindible en tu dieta?

La gran mayoría de personas deciden no incluir pan en sus dietas porque creen que es uno de los alimentos que más engordan. Pero, ¿es esto cierto o es solo un mito?

Los nutricionistas, ante esto, sostienen que es completamente falso, argumentando que el pan es necesario para tener una nutrición saludable y equilibrada, ya que contiene fibra e hidratos de carbono necesarios para el organismo.

Además, señalan que se puede comer pan y adelgazar al mismo tiempo. ¿Quieres saber por qué?

Esta gran fuente energética produce hidratos de carbono. Si dejamos de comer pan, bajará nuestro índice de carbohidratos y fibra, las digestiones se harán más lentas y acabaremos sufriendo estreñimiento. Y a esto hay que añadirle una gran disminución de energía.

Según fuentes científicas, para vivir necesitamos dos cosas: glucosa y oxígeno. La glucosa es esencial para nuestro cerebro, necesitando este un 20 % de nuestra energía y es la glucosa lo que lo alimenta.

En el momento en que ingerimos pan, nuestro cuerpo se queda con la mitad de esa glucosa. Una parte la convierte en energía y la otra se queda en el hígado. El problema surge cuando hay exceso de glucosa, en ese momento el cuerpo retiene agua y por eso se hincha.

Por otro lado, el pan no hace que acumulemos grasa. El problema viene cuando elegimos un tipo de pan con harina refinadas y eso sí es perjudicial para nuestra salud.

En resumidas cuentas, si no añadimos pan en nuestra dieta, tendremos menos hidratos de carbono y menos glucosa, lo que quiere decir que tendremos menos energía, nuestros músculos se reducirán, la piel se pondrá flácida y aportaremos menos glucosa al cerebro y al hígado.

Por tanto, no podemos dejar de comer pan de repente. Es recomendable comer pan de forma equilibrada y elegir el mejor.

El pan más saludable

Sin duda, el pan que mayor beneficio aporta a nuestro cuerpo es el pan centeno. Este pan tiene un buen sabor y lo puedes acompañar con cualquier plato. Eso sí, cuidado con lo que incluyas en él. Evita mantequillas o mermeladas y opta por el aceite de oliva.

Veamos las ventajas que presenta:

  • Este pan aporta energía durante más tiempo y con una cantidad adecuada, nos sentiremos mucho más saciados.
  • Es rico en vitaminas E y B, fósforo, cinc o magnesio.
  • Es rico en fibras, por lo que regula el tránsito intestinal y mejora nuestras digestiones.
  • Regula la absorción de azúcares simples, ayudando a evitar la diabetes de tipo 2 y a subir de peso.
  • Controla los niveles de colesterol en sangre.
  • Contiene ácido linoleico y eso ayuda a mejorar la circulación de la sangre.
  • Regula la hipertensión.

Y tú, ¿qué tipo de pan incluyes en tu dieta? ¿Crees que es un alimento que no puede faltar en tu día a día?

 

Edith Gómez – Gananci

Dejar un Comentario

es_ESEspañol